martes, 11 de junio de 2019

"In hoc signo...": El texto, en el contexto


Hoy martes acudí a la inauguración de un nuevo museo en Asturias, y considero que uno de los más interesantes, dentro de su especificidad. Se trata del Museo del Prerrománico de San Martín, en Salas.

Ubicado en la antigua Capilla del Palacio de Valdés Salas, en él se muestran veintiún piezas prerrománicas procedentes de la original iglesia de San Martín de Salas (con origen en los siglos VIII y IX) que sufrió un gran deterioro por aquellas fechas, habiendo sida reconstruida el 12 de octubre del año 951 por un presbítero llamado "Adefonsus Confessus" nombrado en varias de las piezas halladas y expuestas. 

Según fuentes solventes, Adefonsus, posiblemente llamado Alfonso Froilaz, podría haber pertenecido a una estirpe real y haber sido hijo de Fruela II
                                                                                 

La iglesia de San Martín se encuentra en el cementerio de esta villa de la preciosa Comarca Vaqueira.

Sufrió una nueva reforma muy intensa en el siglo XV y esa es la versión que tenemos de ella actualmente.

Estas piezas originales que se muestran estaban en la Torre de Valdés Salas desde 1999, siendo ahora recuperadas para el museo por el empeño de todos los investigadores e instituciones implicados en la creación de este nuevo centro museístico para Asturias. 
                                                                                  

La convocatoria para la presentación del mismo tuvo lugar en este Martes de Campo en Oviedo, o Martes de la Balesquida, pasado por agua para desgracia de los concelebrantes, y para mí, pasado por la dicha de compartir unas horas rodeada de Arte, de Historia y de personas que conocen bien todo ello, como el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo y especialista en Prerrománico asturiano,  Lorenzo Arias, director científico del museo.
                                                                               

En esta mañana lluviosa, en las calles aledañas al Palacio de Valdés Salas, se celebraba el mercadillo semanal y los salenses recibían acostumbrados a los muy numerosos peregrinos del Camino de Santiago y a personajes del mundo de la cultura y el estudio, en su muy acogedora villa medieval.

Yo, mientras tanto, me deleitaba con la contemplación de fragmentos de vanos tríforos, columnas y capiteles prerrománicos, lápidas con inscripciones, vanos ajimezados...
                                                                       

Previo al acto en sí, que consistió en un breve recorrido por la exposición (sucinta, clara y con piezas únicas. Excelente.) y la posterior ronda de intervenciones por parte de las autoridades, el director del Aula Valdés Salas y vicepresidente de la Fundación Valdés Salas, Joaquín Lorences, me había mostrado, muy amablemente, la magnífica exposición de mapas antiguos e incunables, en los que se muestra la evolución del concepto de Tierra que tenían los cartógrafos de la Antigüedad y que, en modo fascímil, cuelgan de las salas del Palacio, habilitado para Aula cultural. 

La Fundación Valdés Salas y su Aula, bien merece una visita con nuestros viajeros de www.visitasguiadasporasturias.com pero este aspecto merece un aparte cuando proceda.


                                                                           

Y, tras la explicación de las bellísimas piezas prerrománicas expuestas, se nos mostró, en el ábside de la capilla, y tras descorrer unos cortinones granates, lo que se le denominó "la joya de la corona", una magnífica lápida de la época y que también se hallaba en la primitiva iglesia de San Martín, impecablemente conservada, con una espectacular cruz latina y las inscripciones que reproducen la fórmula apotropaica "In hoc signo tuetur pius...". 


La también conocida como la Cruz de Salas se muestra tras un cristal blindado y de frente, en el ábside, la proyección de un interesante vídeo explicativo que se activa mediante una célula fotoeléctrica.
                                                                           

Tras el paseo explicativo, las intervenciones de los representantes de las instituciones implicadas, que tuvieron lugar en una de las regias salas del Palacio de Valdés Salas. 
                                                                                 

Como anfitrión, el alcalde de Salas, Sergio Hidalgo daba paso a las autoridades, como, en primer lugar hizo con el también salense, el catedrático de Economía Joaquín Lorences y director del Aula Valdés Salas. Asimismo intervinieron la representante de la Universidad de Oviedo, María Álvarez, directora de Extensión Universitaria; la directora general de Cultura, Otilia Requejo;  Carlos Siñériz director de la Fundación Cajastur-Liberbank y el propio Lorenzo Arias, como "protagonista" del evento.

También en la mesa, pero sin intervenir, la profesora y medievalista de la Universidad de Oviedo, Raquel Alonso.

Entre el público, Ana Pérez, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Salas, los catedráticos de Literatura Jesús Menéndez Peláez, y de Prehistoria Miguel Ángel de Blas; el gerente de COGERSA y salense de pro, Santiago Fernández, entre otros asistentes y participantes en la puesta en marcha y mantenimiento de este nuevo y muy atractivo equipamiento que nos servirá a todos quiénes nos acerquemos hasta allí para comprender mejor muchos detalles que encierra nuestro atrayente, culturalmente hablando, Principado de Asturias.

Bajo estas líneas, posado de todos los intervinientes.
                                                                             

Y también, posando con Lorenzo Arias, el catedrático y gran coleccionista de libros históricos, Jesús Menéndez Peláez y yo misma, encantada de haber asistido, y muy agradecida al trato cariñoso con el que siempre me recibe mi muy apreciado Lorenzo Arias y todos los "colegas" de estudios de Historia del Arte a cuyos eventos acudo siempre que puedo, pues soy muy "fan" de todo este mundo que tanto me apasiona desde mi época de estudiante en la Universidad de Oviedo y ahora, como periodista y guía oficial, para compartirlo con mis lectores y clientes. 

¿Se puede tener mayor dicha?             
                                                             

                                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario