martes, 11 de junio de 2019

"In hoc signo...": El texto, en el contexto


Hoy martes acudí a la inauguración de un nuevo museo en Asturias, y considero que uno de los más interesantes, dentro de su especificidad. Se trata del Museo del Prerrománico de San Martín, en Salas.

Ubicado en la antigua Capilla del Palacio de Valdés Salas, en él se muestran veintiún piezas prerrománicas procedentes de la original iglesia de San Martín de Salas (con origen en los siglos VIII y IX) que sufrió un gran deterioro por aquellas fechas, habiendo sida reconstruida el 12 de octubre del año 951 por un presbítero llamado "Adefonsus Confessus" nombrado en varias de las piezas halladas y expuestas. 

Según fuentes solventes, Adefonsus, posiblemente llamado Alfonso Froilaz, podría haber pertenecido a una estirpe real y haber sido hijo de Fruela II
                                                                                 

La iglesia de San Martín se encuentra en el cementerio de esta villa de la preciosa Comarca Vaqueira.

Sufrió una nueva reforma muy intensa en el siglo XV y esa es la versión que tenemos de ella actualmente.

Estas piezas originales que se muestran estaban en la Torre de Valdés Salas desde 1999, siendo ahora recuperadas para el museo por el empeño de todos los investigadores e instituciones implicados en la creación de este nuevo centro museístico para Asturias. 
                                                                                  

La convocatoria para la presentación del mismo tuvo lugar en este Martes de Campo en Oviedo, o Martes de la Balesquida, pasado por agua para desgracia de los concelebrantes, y para mí, pasado por la dicha de compartir unas horas rodeada de Arte, de Historia y de personas que conocen bien todo ello, como el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo y especialista en Prerrománico asturiano,  Lorenzo Arias, director científico del museo.
                                                                               

En esta mañana lluviosa, en las calles aledañas al Palacio de Valdés Salas, se celebraba el mercadillo semanal y los salenses recibían acostumbrados a los muy numerosos peregrinos del Camino de Santiago y a personajes del mundo de la cultura y el estudio, en su muy acogedora villa medieval.

Yo, mientras tanto, me deleitaba con la contemplación de fragmentos de vanos tríforos, columnas y capiteles prerrománicos, lápidas con inscripciones, vanos ajimezados...
                                                                       

Previo al acto en sí, que consistió en un breve recorrido por la exposición (sucinta, clara y con piezas únicas. Excelente.) y la posterior ronda de intervenciones por parte de las autoridades, el director del Aula Valdés Salas y vicepresidente de la Fundación Valdés Salas, Joaquín Lorences, me había mostrado, muy amablemente, la magnífica exposición de mapas antiguos e incunables, en los que se muestra la evolución del concepto de Tierra que tenían los cartógrafos de la Antigüedad y que, en modo fascímil, cuelgan de las salas del Palacio, habilitado para Aula cultural. 

La Fundación Valdés Salas y su Aula, bien merece una visita con nuestros viajeros de www.visitasguiadasporasturias.com pero este aspecto merece un aparte cuando proceda.


                                                                           

Y, tras la explicación de las bellísimas piezas prerrománicas expuestas, se nos mostró, en el ábside de la capilla, y tras descorrer unos cortinones granates, lo que se le denominó "la joya de la corona", una magnífica lápida de la época y que también se hallaba en la primitiva iglesia de San Martín, impecablemente conservada, con una espectacular cruz latina y las inscripciones que reproducen la fórmula apotropaica "In hoc signo tuetur pius...". 


La también conocida como la Cruz de Salas se muestra tras un cristal blindado y de frente, en el ábside, la proyección de un interesante vídeo explicativo que se activa mediante una célula fotoeléctrica.
                                                                           

Tras el paseo explicativo, las intervenciones de los representantes de las instituciones implicadas, que tuvieron lugar en una de las regias salas del Palacio de Valdés Salas. 
                                                                                 

Como anfitrión, el alcalde de Salas, Sergio Hidalgo daba paso a las autoridades, como, en primer lugar hizo con el también salense, el catedrático de Economía Joaquín Lorences y director del Aula Valdés Salas. Asimismo intervinieron la representante de la Universidad de Oviedo, María Álvarez, directora de Extensión Universitaria; la directora general de Cultura, Otilia Requejo;  Carlos Siñériz director de la Fundación Cajastur-Liberbank y el propio Lorenzo Arias, como "protagonista" del evento.

También en la mesa, pero sin intervenir, la profesora y medievalista de la Universidad de Oviedo, Raquel Alonso.

Entre el público, Ana Pérez, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Salas, los catedráticos de Literatura Jesús Menéndez Peláez, y de Prehistoria Miguel Ángel de Blas; el gerente de COGERSA y salense de pro, Santiago Fernández, entre otros asistentes y participantes en la puesta en marcha y mantenimiento de este nuevo y muy atractivo equipamiento que nos servirá a todos quiénes nos acerquemos hasta allí para comprender mejor muchos detalles que encierra nuestro atrayente, culturalmente hablando, Principado de Asturias.

Bajo estas líneas, posado de todos los intervinientes.
                                                                             

Y también, posando con Lorenzo Arias, el catedrático y gran coleccionista de libros históricos, Jesús Menéndez Peláez y yo misma, encantada de haber asistido, y muy agradecida al trato cariñoso con el que siempre me recibe mi muy apreciado Lorenzo Arias y todos los "colegas" de estudios de Historia del Arte a cuyos eventos acudo siempre que puedo, pues soy muy "fan" de todo este mundo que tanto me apasiona desde mi época de estudiante en la Universidad de Oviedo y ahora, como periodista y guía oficial, para compartirlo con mis lectores y clientes. 

¿Se puede tener mayor dicha?             
                                                             

                                                                                 

sábado, 22 de diciembre de 2018

Cena de Navidad de ASEM: emociones asociadas

Este pasado jueves se celebró en el restaurante La Costana (Granda, Siero) la tradicional cena de Navidad que compartimos todos los años, las asociadas de ASEM BPW Spain.

Esta asociación de mujeres empresarias fue creada en el año 1996 por la empresaria Kike Gómez Haces y está presidida desde su fallecimiento, en 2010, por la también empresaria María Antonia Álvarez.

La cita en sí estaba cargada de sentido, de emociones y de expectación. 

Era una cena de Navidad, si, pero era la última de la Junta Directiva encabezada por María Antonia Álvarez, para todas nosotras: Toñi, que, por estatutos, dará paso a un proceso de elaboración de candidaturas, presentación de las mismas y elecciones, ya en el 2019.

Por ello, pienso que, las que acudimos, lo hicimos con todo nuestro corazón, para arropar a todas las que formaron parte de ese equipo de luchadoras incansables durante todos estos años (¡las admiro!) y despedirlas con todo el cariño y reconocimiento, deseándoles lo mejor y el descanso merecido.

De las treinta y una empresarias que acudimos, varias eran del equipo directivo saliente: la ya citada presidenta-coordinadora general María Antonia Álvarez; la vicepresidenta Ana Asenjo, también conocida como Ana "Tabú"; la tesorera Asunción Arnaldo "Choni" y la vocal Nieves Fernández-Tresguerres



Tras los saludos de bienvenida y la consabida formación de corrillos en el aperitivo para intercambiar impresiones, nos sentamos, y toda la Junta directiva (salvo alguna que no pudo contener la emoción) se dirigió a nosotras con sus mensajes de despedida.


Lógicamente no voy a desvelar aquí, en este blog, lo que allí se comentó, pues aunque estaba enmarcado en un ambiente de fiesta, considero que es totalmente confidencial para nosotras, y que sólo nos incumbe a las que estábamos allí, ya que el contenido de las intervenciones fue totalmente emotivo y revelador.

Sobre estas líneas, nuestra presidenta saliente, Toñi Álvarez, en su muy sentida, directa y concluyente alocución.

El resto de palabras a las asociadas fueron por parte de Ana Asenjo, Choni Arnaldo, Pili Bango y una conmovida Nieves Fdez-Tresguerres.

Tras las palabras, los aplausos, las emociones contenidas y demostradas... ¡la cena! 

Todo estupendo, especialmente, la sencilla pero sabrosa cazuelita de setas y champiñones con... ¡mejillones! Curiosa combinación, verdad? Pero a todas las asociadas que estaban a mi alrededor les encantó.

Entre ellas, la adorable Guadalupe Somovilla, no asociada, pero amiga de la socia de ASEM Mary Paz Alonso que estaba en frente de mí.
                                                                       

Y, como es habitual, para cerrar el encuentro, el tradicional intercambio de regalos de "la amiga invisible". Nosotras la celebramos de tal manera que no sabemos para quién va a ir el regalo que hemos comprado, así la sorpresa es mayor.

La animada entrega (ya todo eran risas) fue coordinada por Ana Asenjo y por Nuria Rodríguez Dorado, también muy emocionada cuando salió a dirigir el juego y a pronunciar unas palabras de despedida que no pudo terminar.

En la foto, Alicia Jorge quién, por cierto, sacó mi número, convirtiéndose, por tanto, en mi "amiga invisible" (un ramito de muérdago de venta autorizada, una genial agenda de Mr. Wonderful y un precioso foulard de estampado felino minimizado), y Nuria, en plena tarea. 

Gracias, Alicia, ¡me encantaron tus regalos!


Al finalizar la fiesta, "amiga invisible" incluida, todas las que no habíamos recibido anteriormente el delicado pañuelo de ASEM realizado en seda azul con la palabra "ASEM" en dorados y plateados, por la también asociada Marta Junco nos lo pusimos, y posamos así de felices.

Quiero pedir disculpas a mis amigas de ASEM, pero, aunque os conozco a la mayoría, no me sé el nombre de todas, y así, para no meter la pata por mi parte, os dejo la foto, por si queréis apuntármelos y los voy añadiendo.

Asimismo, como os habéis podido fijar, he evitado, en la medida de lo posible, mencionar las empresas de todas nosotras, porque así, ninguna se queda sin nombrar. Espero haberlo conseguido.


Se cierra un ciclo. Comienza, en estos días (navideños, para más I.N.R.I) previos al 2019 un compás de espera.

Presentación de candidaturas, período electoral. Nuevas caras, aunque ya conocidas, en la futura Junta Directiva. ASEM, todas, mujeres, empresarias. 

Todas hemos de mirar hacia adelante, deseando lo mismo y luchando por ello, cada una con sus armas, pero todas en el mismo bando. El objetivo es igual para todas y, por ello, el fin ha de justificar los medios, pero, aunque cada una tenga sus armas/peculiaridades a la hora de perseguir esos fines, que sean siempre los mismos: que las mujeres empresarias tengamos nuestro sitio, el que nos merecemos y nos corresponde, ese que, por ser mujeres, queramos o no, nos cuesta más conseguir. 

¡Todas a ello!. ¿Lo conseguiremos? Ojalá tengamos que dejar pronto de hacernos esta pregunta.




jueves, 6 de diciembre de 2018

Feliz Navidad, de todo corazón.

                                                                                  

El pasado miércoles acudí a uno de los eventos navideños a los que estoy siendo invitada. Este año, a unos cuantos, ¡por cierto! Y lo hice porque la persona que me hizo llegar la invitación (vía whatsapp) es encantadora, porque esta cadena gallega de hoteles, Oca Hotels, me resulta especialmente cercana, y porque la causa lo merecía (como muchas otras de este tipo).

Se trataba del primer encendido del árbol navideño que se iba a realizar en el Hotel Oca Santo Domingo Plaza a beneficio de APACI (Asociación de Padres y Amigos de Cardiopatías Congénitas) animado por dos coros de niños y niñas, actuaciones dedicadas a ellos, y un apetitoso chocolate con churros.
                                                                             
Con todos estos ingredientes... ¿quién podría resistirse?

Así que pensé en quién podría acompañarme, pues cada vez menos me gusta ir sola a este tipo de actos, ya que me apetece compartir buenas sensaciones con buenos amigos. 

Y pensé en dos de mis amigos, con los, en muchas ocasiones, comparto citas culturales, actores eventuales ellos, participantes en el documental-film "El crucigrama de Jacob", basado en el libro del mismo título escrito por la asturiana Ana López Martín, escritora y directora de la cinta.

Ellos son mis queridos Chema Castrillo y su mujer Inés Arroni, él como uno de los dos protagonistas, haciendo el papel de peregrino, y ella, como lugareña y madre.
                                                                             

Bajo estas líneas, Inés Arroni caracterizada de campesina asturiana medieval.
                                                                               

En esta ocasión, y como el sentido de la cadena hotelera Oca Hotels está vinculada de muchas maneras al Camino de Santiago...

Primero, en el juego de palabras de su denominación: Oca, la huella de la oca como inspiración para los peregrinos del Camino de Santiago (esto viene de muy atrás, es complejo de explicar y no es el momento). Por otro lado, algunos de los hoteles de esta cadena Oca están situados en pleno Camino de Santiago y, por último, el Juego de la Oca actúa como hilo conductor en el documental-película para pasar de unas secuencias a otras...  pues, con todos estos detalles tan relacionados ¡pensé inmediatamente en ellos! ¿Quiénes mejor?

Bajo estas líneas, el director general de la cadena Oca Hotels, Ramón Braña Cobas con los actores.

Por cierto, que Ramón Braña nos comentó que había leído el libro, algo que les encantó a mis amigos, muy aficionados a la Historia Medieval.
                                                                     

Tras las presentar a Braña a mis amigos, y saludarle muy afectuosamente, pues le conozco desde hace muchos años en este ámbito profesional, felicité a la flamante directora del Oca Santo Domingo Plaza de Oviedo, Elena Mayor por su ascenso de subdirectora del hotel, a directora, y saludé a otros miembros del staff como Antonio Mediavilla, director comercial de Oca Hotels, a nivel nacional y a Víctor Cabal, RSE mánager de la cadena hotelera, muy pendientes de que la fiesta resultara perfecta, como así fue.


La nueva directora presentó, desde las alturas, aprovechando los espectaculares volúmenes con los que cuenta el gigantesco hall-jardín japonés, a la presidenta de Apaci, Juana Jara, quien también se dirigió muy cariñosamente a padres, niños y resto de asistentes.
                                                                            

Se procedió, tras la cuenta atrás, al encendido del árbol y... ¡todo el mundo a divertirse!
                                                                                   

En un apartado de la sala, preparado para la ocasión, mesas circulares y el inconfundible aroma, desde un office improvisado, del excelente chocolate que ya preparaba desde hacía un buen rato el  estupendo chef Luis Alberto Martínez (LUAJ, Casa Fermín) con su habitual pulcritud, y al que nos apuntamos todos enseguida. ¡Estaba insuperable!
                                                                                



Entre los villancicos ofrecidos por los niños, que cantaron estupendamente, las actuaciones posteriores dedicadas a ellos y el chocolate con churros (¡con harina para celíacos!) en tan buena compañía, dí por inaugurada la temporada navideña. 

Ya más centrados en saludos y pequeños corrillos, fui presentada a Aída Iglesias, la nueva directora del recién adquirido hotel en Avilés por parte de Oca Hotels, el nuevo Oca Villa de Avilés. Aída es toda una veterana en el mundo de la hotelería a la que deseé la mejor de las suertes en su nueva etapa.

En la foto de abajo, con las nuevas directoras de los hoteles: de Avilés (Aída Iglesias), y de Oviedo (Elena Mayor), el RSE Mánager de Oca, Víctor Cabal.
                                                                              
                                                                                  
¡Qué mejor forma que, con esta crónica, retomar este blog ya de largo recorrido, pero no tan visitado como deseara!

Así que, no me queda más que desearos a tod@s mis seguidores: Feliz Navidad y, hasta el próximo post!
                                                                                    

domingo, 22 de abril de 2018

El Sabadiego, Caballero de Orden de Noreña

El de ayer sábado, fue un día distinto. 

Con esas nubes calientes y densas que, a veces, regala la primavera asturiana como techo celestial, se celebró en la pequeña y distinguida localidad de Noreña, el XXVIII Grande y solemne Capítulo de los Caballeros de la Orden del Sabadiego, enmarcada en las fiestas de San Marcos, patrón de los carniceros, en la que se rinde tributo a estos dos productos tan conocidos en Noreña y Asturias que son el sabadiego (mezcla de chorizo y morcilla) y el picadillo de chorizo, y que está declarada como Fiesta de Interés Turístico del Principado de Asturias.
                                                                             

Autora del cartel: Carmen Peláez, galardonada con el reconocimiento como Dama de Mérito en el Capítulo de la Orden del Sabadiego 2018

Como periodista local he cubierto este evento, de una u otra manera, prácticamente desde su comienzo, hace ya treinta años, desde que lo impulsara, con gran afán, y lo presidiera desde entonces, Miguel Ángel Fuente Calleja, así que en esta ocasión, formar "arte y parte" me hizo una especial ilusión.

La celebración del "Capítulo"en sí, se ha decidido, por parte de los "Caballeros" hacerla bianualmente, así que habrá que esperar al 2020 para el próximo encuentro.

Este año 2018 me han nombrado "Dama de Mérito" junto con algunas personas más, por propuesta de mi antiguo colaborador en Radio Vetusta, el cocinero y genial persona, Juan Valdés.

Juan ha considerado que mi papel como periodista en radio y televisión vinculada al tema turístico y gastronómico, y actualmente en la revista VIAJAR del Grupo ZETA realizando desde el año 2008 reportajes y escribiendo artículos siempre sobre Asturias, eran méritos suficientes para otorgarme tal honor y yo se lo he agradecido con alegría y orgullo.
                                                             
Abajo, posando con Juan, cuya amistad, a lo largo de los años (desde los años 90 hasta hoy) no se ha visto nunca alterada.
Qué bien le queda la capa y la montera picona, ¿verdad?                    


Tras un paseo de reconocimiento y conocimiento de la sede de la Orden, en Noreña, y ataviados ya con capas repletas de "pines" e insignias, y monteras piconas, realizamos el paseo por las calles de la villa chacinera hasta la iglesia.

En la foto siguiente, antes de comenzar el paseo, con otros cofrades, entre ellos, José Sariego,  (a la izquierda de la imagen, con su estandarte) presidente de la Hermandad de la Probe (Morcín) entre otros muchos cargos relacionados con la gastronomía y etnografía asturiana.
                                                                           

A la fiesta acudieron, como es habitual, numerosas cofradías, órdenes y hermandades amigas que se dieron cita, tras el desfile, en una misa que se celebró en la imponente iglesia de Santa María, de estilo gótico (siglo XVI en su mayoría, con ampliaciones y cambios en sucesivas etapas) cuyo altar mayor está presidido por un bellísimo retablo de Juan de Juni.
                                                                          

La misa, seguida con gran participación por todos los asistentes, estuvo amenizada por las estupendas voces del Orfeón Condal de Noreña.

En la foto de abajo, dos cofrades se dirigen a la iglesia portando, en una cesta, típicamente asturiana, las ofrendas a San Marcos, entre las que había un simpático cerdito de arcilla.
                                                                              

Tras la misa, nos dirigimos al kiosko de la música, innegable obra del gran arquitecto Juan Miguel de la Guardia, en el siglo XIX, ya para ubicar la por entonces pujante orquesta noreñense, en pleno centro del pueblo.

(Foto, página web del Ayuntamiento de Noreña).
                                                                               
Cuando llegamos, tanto la plaza como las calles aledañas estaban ya llenas de gente tomándose sus cañas y refrescos, aguardando la llegada de hermanos, cofrades y nuevos caballeros y damas de la Real Orden del Sabadiego. 

El calor era asfixiante ya a esa hora, y todos mirábamos hacia aquellos hombres y mujeres ataviados con esas pesadas capas de fieltro y sus gorras y monteras piconas.

He tenido la suerte de que la encantadora presidenta de la Cofradía de Doña Gontrodo, María Luisa Llavona, viuda del no menos querido y siempre bien recordado, Armando Álvarez, quién fuera presidente del Club Patín Cibeles, impulsor de diversas cofradías gastronómicas, gran sastre y experto en micología, me facilitara un montón de fotos del acto, que aquí os hago llegar. 
                                                                             

¡Gracias, María Luisa, además de bellísima, eres un amor!

Nombrados como "Caballeros de número": Ignacio Barri Cogorro y David Zapico Llaneza; y tras la pronunciación de la frase: "panen et vinum obtuvit", o lo que es lo mismo: "con nosotros, pan y vino, tendrás" con el habitual toque de bastón de mando en los hombros, y la imposición del medallón y entrega del diploma acreditativo entregado por Fuente Calleja y otros miembros de la Orden, somos ya "Damas de Mérito": la pintora y artista Carmen Peláez Morán, la periodista de TVE Inés Ballester y yo misma, y "Caballeros de Mérito": Juan Antonio Ruiz Martín "Juancho"impulsor de la Cofradía de la Cerveza y hermano del actor Pepe Ruiz (también Caballero en años pasados) con el que compartí mesa y mantel, pues se sentó a mi izquierda, así como el reputado enólogo Fernando Viana Garrido y, entre otros cargos, tesorero de la Federación Española de Cofradías Gastronómicas (FECOES); el futbolista Santi Cazorla, el periodista y director de la RTPA Antonio Virgili, el periodista y director del Área de Magazines en TVE, mi antiguo compañero en Radio Vetusta, Ramón Camblor Beltrán y el periodista y fundador de la Cofradía El Almirez y la Academia Cántabra de Gastronomía, entre otras tareas, el cántabro Andrés Alonso Díaz

                                                                                

Inés Ballester recibe su galardón de manos de Miguel Ángel Fuente. Bajo estas líneas, la artista Carmen Peláez escuchando su glosa.
                                                                         

Impulsor de una cofradía de cerveza, Juan Antonio Ruiz Martín "Juancho", simpático como pocos, también fue galardonado.
                                                                                  

El futbolista Santi Cazorla pronunciando unas palabras tras ser reconocido como Caballero de Mérito


Bajo estas líneas, el director de la RTPA, Antonio Virgili, dirigiéndose a los noreñenses.


El periodista y gastrónomo e impulsor de diversas cofradías, Andrés Alonso Díaz, en su intervención


Debajo, el ingeniero técnico agrícola y doctor en Enología, Fernando Viana, en su su interesante alocución.
                                                                                

Y, por último, mi querido colega Ramón Camblor, director del área de programas y magacines de TVE.


Al final, posado para la prensa, risas, felicitaciones...
                                                                            


Tras la celebración del nuevo Capítulo, y otro paseo más relajado e individualizado por la Villa Condal que estaba muy animada, nos desplazamos hasta el restaurante La Fusta donde, tras un copioso aperitivo a base de tostas de queso Cabrales, rodajitas de Sabadiego y torreznos de Soria de "Moreno Saez", subimos al salón para compartir otra, no menos pantagruélica cena.

Yo, prometo, que no abusé ni lo más mínimo, ni de las viandas, ni de las bebidas alcohólicas. 
Una cosa es celebrar con alegría y compartir el momento y otra es arrepentirse al día siguiente, con las consecuencias ya habituales.
                                                                                   


Realmente estaba todo delicioso, pero al ser una cena, había que andarse con cuidado, tanto en el "picoteo" como en tomarse un vino, un culín de sidra o una cerveza, ya que había que coger el coche para volver y no convenía trasgredir la norma. En la medida de lo posible, todo, siempre, dentro de un orden...
                                                                                

Bajo estas líneas, un posado con el actor Pepe Ruiz con el que estuve hablando gran parte de la velada. Encantador y muy atento.
                                                                             

Para cerrar este post, por el momento, os dejo aquí un par de imágenes en las que se recoge el buen ambiente entre los colegas de "mérito" Inés Ballester, Ramón Camblor y servidora, y la satisfacción de formar parte ya, de esta fiesta tan concurrida y de largo recorrido que es la entrega de nombramientos de la Orden del Sabadiego en mi querida y frecuentada localidad asturiana de Noreña.
                                                                           


Finalmente, mi prudencia tuvo su recompensa, pues en una de las rotondas hacia mi casa había un control de alcoholemia de la Guardia Civil y el resultado fue: 0'00% 
                                                                                     

Así que, disfruté de la fiesta y de la noche sin problemas, ni arrepentimientos posteriores. 
                                                              ¡Viva el Sabadiego!