viernes, 4 de julio de 2014

Japón: sonrisas reconstructoras tras el tsunami

Este pasado 3 de julio se inauguró en la Plaza de Trascorrales, en Oviedo, la exposición "Sin perder contra la lluvia" Una visión de la reconstrucción tras el tsunami en Japón.

La convocatoria me llegó a través de mi amiga, la profesora de Historia del Arte Yayoi Kawamura quién, como vocal de la Asociación de Amigos de Japón en Asturias, promotora de la muestra, quiso que me acercara para así poder comprobar por mí misma el excelente y emotivo material gráfico que allí se expone.

Esta exposición fue montada por la Asociación Hispano-Japonesa de Turismo, en colaboración con la Embajada de Japón y la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo.

Es una muestra itinerante que partió hace un año de Madrid y que fue inaugurada en su día por el Emperador Naruhito y el entonces Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, actual Rey Felipe VI.

Oviedo es, pues, la novena ciudad donde se expone esta bellísima recopilación de fotografías realizadas sobre el proceso de reconstrucción de la región de Tohoku, al noroeste de Japón, devastada por el terremoto de 2011.

En ella, se muestra el material gráfico de la agencia líder de noticias Kyodo News y cuatro periódicos de las prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima, en la región de Tohoku, y que recoge la tarea de gente de la calle que, día a día, trata de recuperar la normalidad de sus vidas, dentro de lo que cabe, no sólo en entorno urbano o rural, sino también física y moralmente, pues fueron muchas las familias arrasadas por la tragedia.
                                                                               

 En la bellísima imagen de arriba, un padre y su hija rezan en una playa de la zona, por los fallecidos.

A la inauguración acudieron, como representantes y comisarios de la misma, Eduardo Madina, vicepresidente de la Asociación Hispano-Japonesa, Matilde García de Oro, coordinadora, Kinya Enomoto, representante de la Agencia Kintetsu y Yayoi Kawamura, vocal de dicha asociación y "enlace" en Asturias de la misma, quienes posaron amablemente para mi cámara.
                                                                                

 La exposición, "toda una muestra de los sentimientos de la gente" como me reseñaba la coordinadora de la misma, Matilde García de Oro, y que merece, y mucho, la pena recorrer, muestra, como ya he dicho, las imágenes del desastre ocurrido tras el terremoto y la tarea recuperadora de los habitantes de la zona tras la conmoción, recogidas por la Agencia Kyodo que ha seguido durante dos años la restauración de la zona en imágenes. 
                                                                                   

 "Llegará el día en que volvamos a reir" dice el texto en japonés recogiendo las palabras de la mujer que posa en la foto, traducido por algunos de los alumnos de la APJE (Asociación de Profesores de Japonés en España) cuyas delegaciones están en diversas universidades de España como, por ejemplo, en la Complutense o la Autónoma, la de Salamanca, de Madrid, la Escuela Complementaria Japonesa de Madrid, Langueurop, la Escola de Idiomes, la Escuela Costa del Sol de Málaga, el Centro de Linguas Modernas dela Universidad de Sanitago de Compostela, o las Clases Particulares de Zaragoza y de Málaga.


En las imágenes de arriba, los niños expresan su deseo de ánimo: "Ante la tristeza, mejor una sonrisa" o "Lo que hemos pasado nos hará fuertes".                                                                              
 También han participado en la misma otros fotógrafos como Ovara, que realizó entrevistas personales a trabajadores de la Central de Fukushima quiénes no aparecieron en los Medios como los verdaderos sufridores de los efectos que produjo la central térmica y que también tendrían que haber sido galardonados con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia que recogieron en 2011 los jefes de seguridad y militares de la misma.

Bajo estas líneas, un hombre pone un letrero en su edificio, mostrando así la altura alcanzada en 2011 por el tsunami.
Él perdió a sus padres y hermano en la tragedia.
                                                                                

Otra imagen conmovedora: la de un padre y su pequeño hijo depositando flores donde falleció su esposa y madre en la localidad de Rituzentakata y su deseo infantil: "Mamá, protégeme siempre".
                                                                             

Deciros que, por supuesto, cuento con la autorización de la Asociación Hispano-Japonesa de Turismo para la publicación de todas las fotos con las que ilustro este post, y que no es más que una invitación a que visitéis la exposición, bella, interesante y emotiva a partes iguales.

Como estaréis comprobando, las fotos que os ofrezco en el blog, y por motivos obvios, no hacen justicia a las originales, que os recomiendo admiréis en vivo en la Plaza de Trascorrales, hasta el próximo 30 de julio.
                                                                     

Arriba, una imagen de jóvenes celebrando su mayoría de edad y recordando, con sus fotos, a sus amigos desaparecidos en el Gran Terremoto del Este de Japón.


El gran maestro Sen Soshitsu XVI lleva a cabo una ceremonia especial del té en una playa de Miyako, como señal de luto por las víctimas.                                     

La exposición es una belleza, y recoge otras imágenes alusivas a la presencia de Japón en Asturias. Totalmente recomendable.

De ello dieron fé los organizadores al Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, Gerardo Antuña, que acudió a la inauguración como representante del Ayuntamiento de Oviedo y que posa con Eugenio Corpas, titulado superior de Cultura y Turismo, y con Yayoi Kawamura.
                                                                         

 En ese primer encuentro acudieron numerosos seguidores de la cultura nipona, como los editores Alfonso García y Marián Bango, de Satori, la única editorial en España especializada en Japón, con interesantes publicaciones de ensayos, haiku (poesía) y arte. 

Actualmente están publicando también en países de América Latina como Méjico, Chile o Colombia.

Ya llevan unos cincuenta títulos y sus publicaciones se caracterizan en recoger la esencia y exquisitez del mundo cultural japonés con una gran fidelidad.
                                                                             

Bajo estas líneas, "fans" de la cultura japonesa, admirando las imágenes.
                                                                                    

Otros de los asistentes: el maestro Shu Taira (gimnasio Takeda) 9º dan de Japón y seleccionador nacional de judo en España, su esposa, una amiga y su compatriota Yayoi.
                                                                               

Yo también quise posar con "sensei" Kawamura, fuente de energía positiva donde las haya, siempre un placer estar donde está ella. Organice lo que organice, allá me tendrá.


Y para cerrar este post, un poema (haiku) cargado de emotividad que recoge el espíritu de la muestra fotográfica de la que os he hablado, sobre la tragedia y la capacidad de superación que ha demostrado siempre, y cómo no, demuestra el pueblo japonés ante esta gran catástrofe natural y humana.
                                                                        

Y su traducción al castellano...

                                                                   
Si no lo puedes leer bien, ya sabes, tienes que ir:

Plaza de Trascorrales. Del 3 al 30 de julio.
Horario: De 11.30 a 14.00 y de 17.00 a 19.00

No te la pierdas!
                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario