sábado, 26 de marzo de 2011

Taramundi: donde el mundo acaba para volver a empezar


Con motivo de los 25 años de existencia como establecimiento pionero del Turismo Rural, el Hotel La Rectoral de Taramundi, con el apoyo de la Consejería de Turismo del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Taramundi, organizaron la pasada semana un Congreso de Turismo Rural.

En el mismo se trataron diversos aspectos de este modo de turismo, contando con interesantes ponentes de la talla de Miguel Mirones, presidente del ICTE (Instituto para la Calidad Turística Española), el escritor experto en Turismo, Domenech Biosca, o valores locales, como Luis Valdés, coordinador del S.I.T.A., entre otros muchos.
Las jornadas se combinaron con talleres vespertinos y con visitas técnicas muy interesantes. Entre otros al museo del Telar, la Casa del Agua en Bres, el Museo Etnográfico de Esquíos, el Conjunto Etnográfico de Teixois, y el Museo de la Cuchillería y la quesería, en Pardiñas.
El congreso estuvo organizado, de manera ejecutiva y al alimón, por la Dirección General de Cultura y la cadena hotelera ARCEA, cuyos máximos representantes, los empresarios Felipe Sordo y Antón Puente, recibían a los invitados como los anfitriones que les correspondía ser.

En la jornada inaugurativa del martes, a la que yo acudí, intervinieron miembros del Gobierno Regional, como la Consejera de Cultura, Mercedes Álvarez, el director de Cultura y Turismo, José Luis Vega, el jefe de Ordenación, Empresas y Actividades Turísticas de la Dirección General de Turismo y Patrimonio Cultural Enrique R. Nuño, organizador del mismo, el alcalde de Taramundi, Eduardo Lastra, todo un "corredor de fondo" en esto de ser el máximo respresentante municipal durante lustros, el presidente de Hostelería de Asturias, José Luis Almeida, que se declaró vivamente agradecido al Gobierno del Principado y a la Consejería de Cultura por la organización del evento y el apoyo prestado al sector, y el empresario Jesús Mier, quien fuera director de La Rectoral durante más de 15 años, todo un personaje, entre otros.

                                                                  
Entre el público, participantes llegados de toda Asturias y una visitante y congresista tinerfeña.
De entre los de aquí, hoteleros como Ángel Lois, director del Hotel España, establecimiento en delicada situación laboral, quién me habló, entre otras cosas, de su participación en el nuevo equipo de Foro Asturias. También la directora de la Escuela Universitaria de Turismo, Covadonga Vigil, ponente el jueves, pero que se acercó a Taramundi para ir tomando contacto, MariGel Álvarez, del Complejo Agroturístico Reciegos, en Redes y algunas guías de Turismo del Principado de Asturias, entre otros asistentes.

                                                                                  

                                                                           
Taramundi es un lugar del Principado de Asturias que no hay que dejar de visitar.
En las apenas 24 horas que estuve, confieso que he vivido...Taramundi.

                                                                         
Salvo algún tirón de orejas a quién corresponda, por tener ciertas carreteras en penoso estado, por ejemplo, la que lleva a As Veigas, a Taramundi, uno de los siete municipios que conforman la bellísima comarca Oscos-Eo, es imperdonable no acercarse y dejarse llevar por su mágico encanto.
Taramundi está en Asturias, no hay que coger ningún avión y se llega estupendamente por autovía y carretera nacional, en apenas dos horas.



                                                                               
Otro de los atractivos de Taramundi son sus gentes. Acogedoras y ambles, se desviven por el que pregunta, por el que desea almorzar, alojarse, visitar la iglesia parroquial de San Martín y su interesante retablo, todo del siglo XVIII (amable Balbina)...

                                                                     
¡Olé por nuestro hotelero de Casa Petronila, Paco!. Bien por su desayuno dedicado y preparado a temprana hora: café rico, pan de Taramundi tostado con mantequilla de la casa, miel de la zona y mermeladas de pera y kiwi caseras. El precio de todo...increíblemente económico!

¡Entrañable Luis, el responsable del conjunto etnográfico de Os Teixóis!
¡Ese plato de embutidos y quesos de la zona, compartidos con él al sol de su terraza rural!...Ese café...esa miel hecha por sus abejas, y la espléndida explicación de Javier en todos los ingenios que conforman el conjunto etnográfico. Agua, fuego y piedra, un espectáculo casi gratis en la Asturias más rotunda.



                                                                       
Un guiño a Martín Lombardía, quién, heredero de una saga familiar de cuchilleros, regenta junto a su familia y a su mujer Demelza, el Museo Etnográfico, repleto de sorpresas nostálgicas, tanto domésticas como útiles de trabajo en el campo, y que también poseen los apartamentos rurales y el taller de cuchillería en Esquíos, un pueblecito colgado de la montaña.


                                                                            
Gracias a Susana Martínez Quintana, digna hija de Pilar Quintana, la artesana del telar que ofreció a los Príncipes de Asturias, por encargo del Principado, un bello telar basado en una obra pictórica de Antonio Suárez, y que nos hizo una demostración en el taller que sirve de tienda para trabajadísimas colchas y otras prendas, y se sitúa en la planta baja de los apartamentos rurales que también dirigen.

                                                                             
Estupendo el pan, en horno de leña de los de verdad, de la Panadería La Nueva.
¡Qué tostadas matutinas, ya en mi casa!
                                  
                                                                        
Excelente la carne ofrecida en forma de escalopín, en el Hotel Restaurante Paulino. Pura espuma.
Muy bueno el queso de la quesería de Pardiñas, donde coincidimos con una excursión escolar.
Tienen diversas variantes y acaban de crear uno, tipo azul, de apariencia recia, como un cabrales muy hecho, pero de gusto, diferente, mucho más suave.

Mi ánimo a Alfonso, el arqueólogo que está preparando, junto con sus compañeros, la próxima inauguración en abril, de la recuperación del Castro Os Castros, excavado casi en el centro de Taramundi.

                                                                             
Inolvidable Taramundi.
Os propongo que, si deseáis emociones puras e intensas en un entorno sincero y poderoso, vuestra próxima escapada sea a Taramundi.

                                                                                   

                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario