miércoles, 22 de septiembre de 2010

Lujosos dulces

Este año le ha tocado a Oviedo ser sede del bianual Campeonato de los jóvenes pasteleros de España. Hijo de su padre, Sergio Helguera, digno vástago del famoso Tino Helguera, se ha erigido como el mejor de todos. Me alegro por la parte que nos toca y por la espectacularidad de sus pruebas superadas: Ocho clases de bombones, una tarta, el postre y la especialidad de la Comunidad Autónoma a la que se perteneciera, fueron trabajados duramente por los participantes, llegados y llegada desde varios puntos de Asturias. El fastuoso postre de Sergio, elaborado y exhibido en su set del Auditorio de Oviedo, "ver pero no tocar", se llevó la palma. ¡A ver quién es el valiente de hincarle el diente! Su padre, lloroso y emocionado, me explicaba el significado del mismo: el encuentro entre dos mundos, el del viejo pastelero (representado por un magistral muñeco bigotudo y el del nuevo mundo de la pastelería, imaginado en azul. Sorprendentes también el resto de composiciones para cuyos autores también traslado mi enhorabuena. Esta crónica también la podéis leer en http://www.lavozdeasturias.es/asturias/oviedo/Sergio-Helguera-maestro-dulzuras
Os dejo aquí unas fotos que, como imágenes que son, perdurarán sin derretirse, mientras los píxeles aguanten.

Sergio Helguera recibiendo el diploma de manos del consejero de Industria y Empleo Graciano Torre

Maestros pasteleros galardonados, entre ellos Tino Helguera, a la izquierda

                                          El postre ganador

No hay comentarios:

Publicar un comentario