miércoles, 14 de mayo de 2014

La accesibilidad, esa frágil cadena invisible

El pasado miércoles 7 de este esplendoroso, aunque aún fresco mes de mayo, tuve el placer de compartir con mis amigos de ASPAYM Principado de Asturias la ceremonia de entrega de sus premios que, por la crisis reinante, se concederán, a partir de este año, de manera bianual.
                                                                           

 Se celebraba, pues, la 7ª edición y como viene siendo habitual desde hace años, lo hacía en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, muy accesible y cómodo para este evento.

Como desde el principio de los mismos, presenté esta edición, por indicación, ya hace meses, del competente presidente de ASPAYM Principado de Asturias, Javier Rubio Melgar.

También, como es habitual, estuve asesorada y apoyada en el guión y resto del acto por la siempre atenta Elvira Pérez, directora de Servicios Culturales Algama S.L.

Este año presidían la mesa dos consejeras del Gobierno del Principado de Asturias: la de Bienestar Social y Vivienda, Esther Díaz y la de Fomento, Belén Fernández, así como también por la concejala delegada de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Oviedo, Belén Fernández Acevedo y por el presidente de ASPAYM Principado de Asturias, Javier Rubio.
                                                                       
 

Foto cedida por el fotógrafo oficial del acto, Mario Izquierdo.

En las presentaciones, se agradeció especialmente, no solo la participación de los presentes y de los patrocinadores del acto, sino también a las entidades FIAPAS-APADA Asturias y a FESOPRAS quienes, a través de, respectivamente, el Servicio de Apoyo a la Accesibilidad, y al acceso a la comunicación a través de la lengua de signos, contribuyeron a hacer el acto más accesible, como procedía.

Realmente admirables, unos y otros.

El lema de este año era: "No rompas la cadena" y al inicio del acto se proyectó un bonito vídeo y se recordó que esta asociación premia a "las instituciones, corporaciones, entidades o empresas que realizan un esfuerzo por la accesibilidad en el campo de la arquitectura, el urbanismo, el transporte, la comunicación, los entornos, los productos y los servicios".

Tras leer el Acta del Jurado, presidido por el alcalde de Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo y teniendo como vicepresidenta a la consejera de Cultura, Ana González y como secretario al propio presidente de Aspaym, se procedió a la entrega de los galardones: una escultura de hierro de Kiko Urrusti, una insignia de ASPAYM Principado de Asturias, y el diploma acreditativo. 

Este año, y por motivos que procedieron, solo se entregaron dos galardones: el Premio a la Accesibilidad urbanística y arquitectónica al Ayuntamiento de Pola de Lena, por au proyecto: "Supresión de barreras arquitectónicas de acceso al edificio de la Casa Consistorial de Pola de Lena, y el Premio a la Accesibilidad en las tecnologías de la información y comunicación a Alberto López Martínez por su proyecto: "Sistema asistencial basado en computador empleando señales electrooculográficas".

Las categorías de Accesibilidad en medios de transporte y de Accesibilidad en el diseño quedaron desiertas.

Previamente a la entrega del premio, se proyectó un breve vídeo ilustrativo del mismo.

Bajo estas líneas, el alcalde de Lena, Ramón Argüelles, expresando su satisfacción por la concesión del galardón por parte de ASPAYM Principado de Asturias.

Foto cedida por el fotógrafo oficial del acto, Mario Izquierdo.
                                                                                 

El premio a la Accesibilidad en las tecnologías de la información y comunicación fue recogido por Francisco Javier Ferrero Martín que aparece en la foto junto al resto de premiados, representantes políticos y presidente de ASPAYM Principado de Asturias.
                                                                             

Tras el posado con los premiados y los participantes en la mesa presidencial, nos fuimos a tomar una copita de sidra y unos bocaditos deliciosos, en el hall de la segunda planta del Auditorio, como detalle de la organización.

El acto se desarrolló con la normalidad de siempre, con el público muy atento y con asistencia de numerosos representantes de las diversas asociaciones, como Yobanka Cuervo, presidenta del Consejo Territorial de la ONCE, o la presidenta de FESOPRAS, Cristina Sariego, así como otras autoridades, como el rector de la Universidad de Oviedo, Vicente Gotor, la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, o la diputada de IU Noemí Martín, entre otros.

Mi deseo, como siempre, e imagino que el del resto de asistentes, es que todas los compromisos y propuestas que los políticos plantean en sus intervenciones se cumplan y hagan realidad el lema de este año: "No rompas la cadena", tan metafórico y nostálgicamente reivindicativo, pero tan actualmente acertado.

Hasta dentro de dos años!


No hay comentarios:

Publicar un comentario