jueves, 31 de octubre de 2013

El otoño, pórtico de espera para la interiorización invernal

¡No me digáis que el otoño no os revoluciona la vida!

Las neuronas, las hormonas, las horas, las temperaturas, la luz, el trabajo...Todo es víctima, o gozo, de esta nueva, cambiante y algo desestabilizante estación.
                                                                                 

Ya os aviso de que hoy estoy un tanto nostálgica y un puntito romanticona y expectante...


He elegido este día y este tema para mi regreso al blog, más de un mes después del último post.

He tenido algo más de trabajo (gracias a Dios) y prefiero sentarme con calma y dedicación cuando veo que tengo un hueco grande en mi día y, por supuesto cosas que contaros, a escribir tonterías cada día, por salir del paso.
                                                                                  

Aprovechando el mediodía otoñal, y un tanto soleado, he he cogido mi sencilla cámara digital y, acompañada de una reticente perra (la mía) a la que no le gusta nada internarse en el bosque, y que, en cuanto avistó terreno conocido, me abandonó, he ido a empaparme un poco, antes de que el mal tiempo desanime e impida, del otoño, que ya está aquí y se está manifestando tímidamente.
                                                                                                                                                                 

 ¡El bosque está precioso en estos días!                                                                                                       

 ¡Qué fácil es dejarse engañar como si fuéramos niños y casi creernos esos entrañables relatos de las leyendas asturianas con el protagonismo de las xanas, los trasgos los cuélebres y demás seres mitológicos que se cuentan en torno a una fuente de castañas asadas, a una chimenea y a unas botellas de sidra!
                                                                                 

Miro las fechas y ya octubre queda atrás. Noviembre se presenta mañana, con esa fiesta de significado tan triste para algunos y que, para otros, sirve de vía de escape a destinos cercanos, familiares, propios, o como días para poner la casa, el armario, el despacho, la vida, al día, de cara a la nueva estación.                                                                                                                                                              
En el exterior, aunque no se ha manifestado en todo su esplendor, como se puede ver, el otoño ya acaricia las hojas de los árboles, algunos más vulnerables, como el nogal que ya las ha perdido casi todas. 
                                                                                  

 El castaño, allí va, colaborando a engrosar las reservas alimenticias de la fauna del bosque ofreciendo sus frutos a los jabalíes, corzos, ardillas, mustéridos, y demás familias y clanes cuadrúpedos, bípedos y aves rapaces que pueblan la masa arbórea cercana. 
                                                                                      

 Y el acebo (Ilexaquifoliumlinneo) o carrasco, espectacular en esta época, algunos (las hembras) con sus frutos rojos, los machos, con sus hojas tan brillantes y tan punzantes.                                                                                                                                                                  

Mientras hacía alguna de estas fotos, algún mirlo refugiado bajo sus ramas, se revolvía entre las hojas, tratando de escapar de mi presencia. 

A "su majestad", el urogallo, que también se alimenta de sus bolitas rojas, tóxicas para el hombre, no he tenido el gusto de verle por este bosque.
                                                                               

El acebo es una especie protegida aquí en Asturias, y cuya poda ilegal para venta en los mercadillos de Navidad está penada por la ley. Vamos, que si te pilla el SEPRONA, te puede caer una multa. 

Así que, más vale dejar crecer libres estas especies en el bosque y entretenerse yendo a coger castañas, o como se dice en asturiano: "ir a la gueta", siempre que sea un bosque propio o comunal, claro.
                                                                                                

En fin, con este post ya he satisfecho mi ración diaria de Naturaleza. 
Espero que os haya gustado y hayáis podido acompañarme, aunque haya sido dejándoos llevar por la imaginación.
                                                                                   

 Ahora sólo queda seguir disfrutando de estos buenos días que nos restan del otoño para sumergirnos con la inercia propia de los cambios de estaciones, en ese lago frío y gris que es el invierno, espacio en el calendario para la preparación y un semi-letargo reparador, cuyo tránsito, si ha estado bien hecho, nos ayudará a "resucitar" en primavera. 
                                                                                     

 Pero aún nos quedan algún post que otro para compartir!


      

1 comentario:

  1. Un tiempo perfecto para escuchar a nuestro corazón.
    Un abrazo, Regina!

    ResponderEliminar