sábado, 30 de julio de 2011

Emilio Llamedo rema ya para siempre en su eterno Sella

                                                                          
Me he enterado hace unas horas que Emilio Llamedo ha fallecido esta madrugada en su casa.
Tenía dos cánceres: de próstata y pulmón contra los cuales luchaba en los últimos meses con el denodado esfuerzo que le ponía a todo lo que hacía.
Finalmente y, con la edad joven que es aún un hombre cuando tiene 72 años (aunque, depende...), se nos fue.

Se nos fue, y de nuevo, Emilio, sin quererlo, seguro, y por esta implacable causa, es noticia.
El mismísimo presidente (durante los últimos 28 años de los 32 que perteneció a la organización) del Comité Organizador del Descenso Internacional de Sella, se muere a una semana de la celebración de la Fiesta de Interés Turístico Internacional, por la que dió más de la mitad de su vida.

Las piraguas navegan y compiten deportivamente en Asturias desde hace más de siete décadas gracias a Dionisio de la Huerta Casagrán, creador de la fiesta, y a él, Emilio Llamedo, en la actualidad.
Como el currículum del gran Emilio lo tenéis todos en la red, quisiera recordar aquí que también fue alcalde de Parres y presidente de la Federación Asturiana de Piragüismo.

Sí que me gustaría compartir con vosotros en mi blog,  la experiencia de haberle conocido, hace muchos años, en mi etapa inicial como radiofonista, en Radio Asturias, donde le escuchaba en las conexiones de los programas deportivos y me parecía uno de esos personajes lejanos y contundentes de las crónicas telefónicas, y ya, más tarde, y menos impresionable, cuando presenté por segunda vez los premios Asturianos del Año que organizaba el periódico La Voz de Asturias cuando estaba gestionado por el Grupo ZETA. Estoy hablando de febrero del año 2007.

En esta edición, la Organización del Descenso Internacional del Sella fue reconocida por dicho diario regional, junto con otras personalidades de las cuales podéis ver su referencia en el panel de fondo que lucía en el escenario del salón del Hotel de la Reconquista donde se celebró la entrega de los premios.

En estas fotos se me ve en la prueba de sonido de la mañana, y ya por la noche, en plena gala.
A la izquierda del panel-photocall, en el medio de otras dos personalidades premiadas, Emilio Llamedo.


                                                                             
Allí sí le pude saludar personalmente y hablar con él de forma más cercana y, casualmente, unos meses después, en abril del mismo año, ese contacto me sirvió para que, afectuoso como era, compartir con él sus dolorosas confidencias familiares al coincidir en las gradas de la primera carrera de caballos profesional, celebrada en la playa de Santa Marina, en Ribadesella, cuando aún José Miranda era alcalde de la villa, evento del cual hice una Lupa cuyo link os adjunto con unas fotos de las que soy autora.

http://archivo.lavozdeasturias.es/html/334298.html


                                                                          
En la imagen se puede ver también, compartiendo grada, a un entusiasta Antonio Mercero (realizador de series como Verano Azul, Farmacia de Guardia, entre otras películas) actualmente aquejado de alzheimer, pero que en aquel año de 2007 disfrutó como un niño haciendo, para la foto, el simulacro de jalear a jinetes y caballos cuando aún la carrera no había comenzado.
Al fondo, Emilio, observa la escena divertido.

Como quienes siguen mi blog sabrán, tengo el honor de pertenecer, desde su fundación, ya hace cinco años, al Jurado de los Premios Dionisio de la Huerta Casagrán, impulsor, como todo el mundo sabe y ya he comentado, de la fiesta de las piraguas.

Precisamente, el Jurado había otorgado uno de los galardones a este evento festivo, el Descenso Internacional del Sella, en su ya 75 aniversario y el presidente de dicho jurado, el empresario allerano Franco Rodríguez, al que le acabo de dar la triste noticia, me comentó que había hablado con la hija de Emilio la semana pasada para preguntarle cómo estaba su padre, y que ella le había comunicado que ya se iban para casa.

Os añado el link de un blog donde, el pasado 7 de mayo publicaron una entrevista con Llamedo, ilusionado por la nueva y próxima edición del Descenso del Sella.

http://descensodelsella-adela.blogspot.com/2011/05/entrevista-emilio-llamedo.html

Sin duda que será ésta una entrega emocionante, la de los Premios Dionisio de la Huerta, ya que, al no estar el máximo representante de la fiesta del Sella en este caluroso reconocimiento público, aparte de echarle inmensamente en falta, gran personalidad la suya, su presencia imaginaria será inevitable en el Nuevo Teatro de La Felguera este próximo 24 de agosto, miércoles, a las 20 horas.

Compartirían escenario y aplausos con Emilio:
Víctor García de la Concha, ex presidente de la R.A.E., Enrique Figaredo Alvargonzález, prefecto apostólico en Camboya y el Coro Santiaguín.

Seguro que los representantes de la organización de la Fiesta en el Sella que acudan serán protagonistas, sin ellos desearlo, de un momento inmensamente emotivo, en el que, el recién y dolorosamente ausente Emilio Llamedo, va a estar más presente que nunca.

Querido Emilio, siempre era un placer encontrarme contigo en cualquier celebración, como hace poco relativamente, te acuerdas?
Me pareció un saludo ya un tanto etéreo... un beso leve, un apretón de manos como un aferramiento sutil. ¿Qué tal estás Emilio? te pregunté cortesmente, sin saber lo que te estaba ocurriendo realmente.
Bien, bien... me respondiste con una sonrisa, ya en la distancia del espacio que nos separaba entre la gente...
¿Sería entonces una de mis habituales percepciones? ¿Porqué no nos paramos aquel día a hablar como siempre hacíamos, con la habitual simpatía sincera que te caracterizaba?
Te voy a echar de menos.

Eras una persona revestida de acero, para la brega diaria, con un esponjoso y, algo herido por la vida, interior de algodón.





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario