jueves, 16 de junio de 2011

La flor del castaño

                                                                              
Titulo así este post en honor a una de mis crónicas de La Lupa que llevaba el mismo nombre, porque pienso que, cuando la flor del castaño asoma, como ocurre en este momento con los árboles que me rodean, al igual que la aromática y romántica florecita de los "sanjuanines", arbusto tan típico en nuestra tierra asturiana, comienza la cuenta atrás, preámbulo para el cercano otoño.


Quizás se me pueda tachar de agorera, pero hay que recordar que, tras la noche de San Juan, el próximo 24 de este mes de junio (ahí al lado) los días irán menguando y, a la espera de que en esta zona norteña, el sol haga su acto de aparición, los días van pasando, de momento, cubiertos de un algodón color plata y embadurnados de una agradable temperatura.

                                                                           
Mientras, alternándolo con la redacción y el envío de mis artículos a diferentes revistas, voy conociendo y ejerciendo el enriquecedor trabajo de guía que me lleva de acá para allá y donde, amén de lo aprendido en estudios, repasos y visitas previas, se añaden las sugerencias, peticiones, indicaciones y preferencias de los visitantes a los que acompaño.
Ellos y ellas son los que nos enseñan cada día cómo hacerlo mejor.

                                                                              
Periplos por toda Asturias: de oriente a occidente, por la costa, por el interior...
Recorridos catedralicios, prerrománicos, románicos, góticos, renacentistas, barrocos...
Portadas e interiores. Claustros y capillas, retablos, sepulcros...Historia, Cultura, Naturaleza, frescor, tranquilidad...

                                                                                 
Miradas y explicaciones de capiteles, maineles, vidrieras...
El histórico urbanismo y la paz del campo asturiano.
Poderosos ríos salmoneros o humildes riachuelos donde también compartimos el picnic con un perrito que se nos une.

                                                                             
Disfruto con los turistas, con curiosidad y sin prisa de los mercados regionales, donde quieren probar todos los productos típicos de Asturias...
Les guío en los paseos de la madrugadora soledad de las calles barridas y recién regadas, o coincido, a pleno sol, con otros grupos guiados.
Calor, sol, orbayu, cielos nublados, Asturias en todo su esplendor...
Conocemos y les presentamos a nuestros turistas, las nuevas iniciativas de arriesgados hosteleros, o las ideas más vanguardistas ya hechas realidad.


                                                                              
A todo esto, uno de mis ojos, bien en el periódico manoseado, sobre la barra de los bares, leído rápidamente en el intervalo reponedor de una cerveza sin alcohol, o ya por la noche, en la tranquilidad de la habitación, desplegado mi portátil, siguiendo siempre muy de cerca lo que pasa en el Principado, en España y en todo el mundo.
Quién será la persona que se encargará del Turismo en el Principado de Asturias?
Sabrá tratarlo como se merece, teniendo en cuenta que es una de las fuentes de ingresos económicos más importantes de nuestra autonomía?
Como periodista, me lo pregunto cada día conociendo como conozco el panorama político asturiano.
¡Ojalá quién se ocupe del tema lo haga con el máximo cariño e interés que precisa nuestra máxima riqueza y que sepa encauzar y explotar nuestros recursos naturales y culturales, y dé a los guías de Turismo oficiales el papel que les corresponde como transmisores de la imagen de Asturias para toda España y el resto de visitantes internacionales de los que nos ocupamos!

Soy bicéfala. Tengo dos cabezas profesionales, dos querencias: la de la periodista que soy desde hace casi tres décadas, y la de guía de Turismo del Principado de Asturias, que ejerzo con todo el respeto, el honor y el cariño que se merece nuestra querida tierra. 

                                                                              

                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario