domingo, 26 de junio de 2011

Fin de curso en la Alianza Francesa: retour à l'école

                                                                                
Es época de despedidas.
De fines de curso. De fin de período laboral (para los que tengan un trabajo en el que se incluyan las preceptivas vacaciones de verano). De fin de mandato político. De fin de etapa escolar para el paso, o no, a la Universidad u otros estudios o actividades...

Hay varios tipos de despedidas, de "adioses", de "hasta prontos", de hasta el año que viene...

No sé porqué, o sí, en todos estos encuentros académicos, laborales, políticos, siempre se entregan premios.

He asistido a uno de ellos que me afecta directamente.

La Alianza Francesa despide el curso oficial, aunque en verano se sigue impartiendo clases a los que desean utilizar su tiempo libre perfeccionando la lengua de Francia.

Annette Maxime, la reciente y encantadora directora de la Alianza en Oviedo, es una inquieta intelectual. Como muchos franceses.

A lo largo de los meses que lleva al frente de la Alianza, ha preparado y prepara, numerosas exposiciones, encuentros culturales y eventos que reúnen a alumnos adultos, jóvenes e infantiles y simpatizantes, en las emblemáticas instalaciones de la Calle Santa Cruz de la ciudad.

La excusa para despedir el curso académico, ha sido, en esta ocasión, musical.
La Chorale de l'Alliance Française d'Oviedo, compuesta por personas aficionadas al canto, de la institución, o no, como Isabel A.Asensio, Concha de la Hoz, Isabel de la Lastra, Maunel del Campo Cabezas de Herrera, Esperanza Fernández, Mariano Hebrero, Delia Losa, Ruperto Artime, María José S. Puente, María José Varela, la profesora Sandrine Toulouse y la propia Annette Maxime, bajo la dirección de Lydia Alea Fernández, interpretaron para un cercano auditorio, bellísimas canciones pertenecientes al cancionero francés de siglos pretéritos, como: Mon mari va a la taverne, Une jeune fillette, Tourdion, Jamaica Farewell, À la Saint Médard y Vois sur ton chemin (B.S.O. Los Chicos del Coro), con algún bis incluido.

                                                                          
Familias completas de padres y madres ex alumnos de la Alianza, algún miembro fundador, como Frank Menéndez, cargos de la institución como José María Fernández Cardo, secretario general, Gerardo Rabanal, tesorero; profesores (casi todos) como la dedicada y adorable Sabrina Clemente y otros amigos de la Alianza, como Luis Cruz, o el escritor Moisés Mori, que no se quisieron perder la exhibición de polifonía que, tras ensayos semanales de hora y media, durante todo el curso, hicieron que todos aplaudiéramos con ganas y les felicitáramos sinceramente.

                                                                                 
Tras las interpretaciones vocales, unos premios para los niños-as alumnos-as que habían participado en un concurso sobre una sinopsis cinematográfica.
Un paraguas como obsequio para la directora del coro, e intercambio de piropos por parte de Annette: "Nosotros hemos mejorado nuestro canto y ella (Lydia) su nivel de francés".

Aguardando, sobre unas mesas, el picnic aportado por los asistentes.
Vino de origenes variados: Lugo, Somontano, tortillas, pizzas caseras, frutas, quesos, empanadas y dulces como arroz con leche, bizcochos y pasteles caseros.
Una típica fiesta de despedida académica, de las de antes: con música coral, pinchos y bebida para todas las edades, recuerdos y anécdotas y ánimos relajados.
                                                                                
                                                                            
Fue lo que se podría llamar: "una véritable célébration de fin d'année".


No hay comentarios:

Publicar un comentario