jueves, 23 de junio de 2011

Avín: tierra de tiernas historias prehistóricas y deliciosos sabores

                                                                          
Los Guías de Turismo del Principado de Asturias hemos celebrado en uno de estos días pasados, una jornada muy interesante en Avín (Onís), una de las comarcas más antiguas de Europa, en la Comarca del Oriente, en la que hemos podido conocer diversos establecimientos hoteleros y algunas de las nuevas dotaciones turísticas, muy atractivas para nuestros futuros clientes.

La visita, organizada por la Dirección General de Turismo y Patrimonio Cultural y, por ende, por el Jefe de Servicio de Ordenación, Empresas y Actividades Turísticas del Principado de Asturias, Enrique Rodríguez Nuño, apoyado por la encantadora interina Elena A. Doce, transcurrió, en la mañana, por las localidades de Pendueles, visitando la Casa de Aldea de alquiler "La Vega de Pendueles" y  "La Posada de Bedón", en San Antolín (Posada la Vieya) con la muestra del molino, el lavadero, la quesería, y los animales protagonistas: las cabras, ovejas y el burrito, a los que los niños, adoran.

Por motivos laborales, yo pude acudir a estos dos puntos de encuentro, pero sí que me uní al grupo en el Camping Picos de Europa, en Avín donde fuí recibida por su propietario desde hace más de 20 años, Ramón Álvarez Valle y el presidente de INCATUR, Jaime García, socios ambos en la empresa Turismo y Aventura que engloba, entre otros negocios hoteleros-hosteleros, los nuevos centros de Interpretación de la Fauna Glaciar de Avín y el del Queso Gamonéu, en Demués que visitaríamos por la tarde.

También, a la espera de que llegaran los demás, el hotelero ovetense y vicepresidente de Civitas Hoteles, Alberto Martínez Villa que, como el sobrino de Ramón y "cerebro" en el diseño de cartelería y gráficos de la empresa, el joven Adrián Álvarez, no quisieron perderse, como todos, la convocatoria para "comer algo sencillo" (pote, entrecot, queso Gamonéu y arroz con leche cocinados maravillosamente por Celina, la hermana de Ramón, y servidos de manera impecable por Amparo) a la que fuímos invitados.

Tras el "sencillo almuerzo" nos dirigimos a la cercana Aula de Interpretación de la Fauna Glaciar, enclavada en la antigua fragua y Cuevona de Avín, donde penden incipientes estalactitas y que, sin duda, es el mejor escenario para ubicar el estupendo montaje.
En la visita guiada (muy bien) por Irene Campo, en la que no faltó ambientación de luces, rugidos y sonidos simulados de los animales prehistóricos, pudimos admirar, tras un didáctico vídeo, totalmente asimilable por los niños, las réplicas y escenificaciones, a tamaño real, del modo de vida y de la fauna glacial que se desarrolló hace 45.000 años en la Comarca de los Picos de Europa.


                                                                                
Pero la historia más tierna de esta nueva dotación turística y que, sin duda podría convertirse en el filón para las familias con niños, es la del pequeño rinoceronte cuyo fósil aún se encuentra (y que siga) en la Cueva de la Peruyal, a sólo 1.5 kilómetros de Avín.
El "bebé" de estephanorinus se escapó del control de su madre y cayó por un profundo agujero, y sin posibilidad de trepar por él, permaneció allí desde entonces, en un sueño eterno, siendo descubierto en los años 70.

                                                                          
En el Centro de Interpretación se puede ver una maqueta de sus restos.
Es a tamaño natural y ha sido creada por Mauricio Antón, investigador de Nathional Geographic y realizada en fibra de vidrio y resinas por especialistas del Instituto de Paleontología Miguel Crussafont de Sabadell , en la que se reproducen fielmente los huesos y casi el estómago de la cría del rinoceronte de 18 meses de edad, de los que, en un primer momento, cuando se hallaron hace treinta y un años, se pensó que eran de un oso, pero la doctora Ana María Pinto determinó, por el trocante que sólo poseen équidos y rinocerontes y su formación tridáctil en la pezuña, que era, efectivamente, un rinoceronte.

                                                                                   
Sin duda que los niños (y los mayores) pueden tener, a partir de este año, una de las mejores historias del verano de sus vidas.
Por cierto, los restos reales sólo se les permite ver a profesionales de la Arqueología ya que se encuentran en un lugar difícilmente accesible y que requiere una cierta práctica espeleologica reptando por angostos túneles, no aptos para claustrofóbicos.

Al salir, en un edificio anexo, la fuente de la salud, con ciertas propiedades curativas.

                                                                        
Como seguro que ya os está apeteciendo conocerlo, os contaré que el horario de verano es, de 10 de julio, a 10 de septiembre, por las mañanas, de 11 a 13 y por las tardes de 16 a 20.
La visita dura unos 20 minutos y se organiza en grupos de 15 a 20 personas y cuesta, para los adultos 3€ y para los niños de 3 a 12 años 2€
Se puede concertar la cita en la dirección de correo museosdeonis@gmail.com o en el teléfono 616212483

Aquí se puede ver a Ramón A. Valle dando las últimas explicaciones a los guías, antes de partir hacia Demués.

                                                                             
Una vez en las vanettes, las nueve guías (éramos todo chicas) y nuestros acompañantes, nos dirigimos hacia Demués, donde aún sin inaugurar (será este mes de julio) se encuentra el Centro de Interpretación del Queso Gamonéu.
La subida, espectacular, por una endiablada y bellísima carretera llena de curvas que se desliza entre las altas colladas desde donde se divisan los Picos de Europa y, al otro lado, imaginar los Lagos de Covadonga.

En un momento dado, los vehículos se detienen en una curva para admirar, en el valle, el Torreón de Sirviella (siglo XVI) (en la foto abajo, a la derecha), aunque Jaime García nos indica también que unos metros más arriba se encuentran las cuadras de los caballos del alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, hace años ubicadas en la próxima Benia de Onís, donde posee una espléndida casa.
En la ladera de las montañas, a lo lejos, más arriba del Torreón, se podía avistar la impresionante equipación rodeada de extensos praderíos (unas 30 hectáreas, calcula Jaime), también al parecer propiedad del alcalde ovetense.
Sin duda que el regidor de la capital ama bien esta bellísima zona de Asturias, sobre todo porque parece ser que su padre era de por allí.


Tras la impresionante ascensión, el pueblo de Demués, próximo a Gamonéu.

                                                                              
Poco antes de entrar en el pueblo se encuentra el Centro de Interpretación del Queso Gamonéu.
Un vanguardista edificio aún sin rematar, que se complementa con el de las viejas escuelas, recuperado para la ocasión y transformado en zona de taller y área para conferencias y otras actividades complementarias al Centro, entre ellas las atractivas excursiones a las majadas como opción de Turismo activo.



                                                                                
Al final, tras las explicaciones y recorridos por las salas que simulan cuevas, donde pudimos leer los paneles informativos, escuchar el testimonio de alguno de los seis pastores que aún producen el Gamonéu del Puerto (que yo adoro) pero al que parece ser que va ganando cuerpos el Gamonéu del Valle, y también observar algunos de los instrumentos, moldes y jarras con los que se elabora el queso, disfrutamos de una entretenida charla con los responsables del equipamiento ya que, al vivir en la zona, conocen al dedillo todos los secretos y la idiosincracia del paisaje y el paisanaje.
La inauguración, recuerdo, en julio.

Al regreso al camping, un recorrido por sus impecables instalaciones: bungalows, apartamentos, piscina, etc y la promesa de volver con calma.

La Asturias del Oriente interior: un histórico paraíso aún por descubrir.
No hay que perdérselo, lo tenemos al alcance de nuestra mano y lo mejor de todo: es nuestro.
                                                                                

                                                                            

                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario