sábado, 4 de septiembre de 2010

Piragüistas campeones en ríos sin agua


Joyeros Aparicio y patrocinadores Chaumet

Franco Rodríguez, Luis Fernández-Vega, Aurelio Menéndez, Manuel Vega-Arango, Alfredo Canteli y el notario Marco Antonio Hevia

Los Premios “Dionisio de la Huerta Casagrán” van cogiendo carrerilla. Los galardones que reconocen “el trabajo desinteresado por Asturias en los ámbitos social, cultural y deportivo”, han celebrado en el inicio de este pasado mes de agosto de 2010 la tercera edición. Recordando con un minuto de silencio al primer galardonado, Sabino Fernández Campo, quién lo recibiera junto al entonces director de la Fundación Príncipe de Asturias, Graciano García, comenzaba el evento en el Salón de Actos del Centro Asturiano de Oviedo. En esta ocasión los premiados serían, en la categoría de Deportes: el Real Sporting de Gijón, entregado por el concejal popular y reconocido sportinguista, Jaime Reinares y recogido por el siempre impecable presidente Manolo Vega-Arango; en Sociedad, al Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, cuyo director médico, Luis Fernández-Vega Sanz, que recogió el galardón el presidente del Centro Asturiano de Oviedo, Alfredo Canteli, llegó acompañado por Nicanor Fernández, director de la Fundación Hidrocantábrico. Por último, en la categoría Cultura, sería el jurista, ex ministro y ex preceptor del Príncipe Don Felipe de Borbón, el ovetense Aurelio Menéndez que acudió con su hijo mayor, Aurelio. Todos los premiados aguardaban en las primeras filas, aunque tras serles entregados la escultura de Luelmo que representa el busto del laureado deportista catalán, creador del Descenso del Sella, compartieran escena con el impulsor de dichos premios, el empresario allerano Franco Rodríguez que le entregó a Menéndez el suyo, el notario barcelonés Marco Antonio A. Hevia y el periodista y miembro del jurado que se encargó de las glosas, Luis José Ávila. Como detalle para con las personas que acudieron a la Gala de los Premios, la reconocida joyería-relojería ovetense Aparicio (75 años en Oviedo), colaboró con la cesión, por sorteo, de un precioso reloj de la marca Chaumet, (joyero de Napoleón Bonaparte) firma que contaba entre el público, con su representante en España, Diego Cervera, venido desde Barcelona con su esposa Isabel Gilera. También en las butacas se encontraba el joyero Jesús Aparicio, su mujer Conchita, su hija y “entregadora”, Mónica y el marido de ésta y director general de la S.T.R.E. Bernardo Álvarez. Tras la alegría de este “otro premio”, las voces del Ochote Langreano dirigido por Miriam M. Iglesias. Entre los asistentes, los jurados Ramiro Fernández y la sobrina nieta de Dionisio de la Huerta, Verónica Morán, entre otros; Emilio Llamedo, José Luis Bigoles, Rufino Roces y su hija Rosa, la esposa de Franco, Rosa Roselló y su hija Nastia. Premio al trabajo desinteresado por Asturias, como el que realizó De la Huerta. ¿No les parece un excelente enunciado para reconocer y homenajear la tarea de alguna de nuestra gente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario