martes, 24 de agosto de 2010

El cuento de hadas de Woody

"Asturias, lo dice todo el mundo" es el lema de la nueva imagen de promoción de la comunidad autónoma que cuenta con la participación "guest star" Woody Allen.
Allen, Premio Príncipe de Asturias 2002, acudió por quinta vez al Principado acompañado de su esposa (anteriormente hija adoptiva) Soon-Yi y de sus dos hijas adoptadas Becket y Manzie.
El hotel de la Reconquista acogió el evento en uno de sus grandes salones donde presentó un corto en el que más de 25 personajes internacionales y nacionales: Stephen Hawkin, Vint Cerf, Víctor Manuel San José, Ainoha Arteta, entre otros, declaraban maravillas sobre el Principado.
He reseñado éstos, porque seguro que han estado en el Principado, pero había otros nombres como los de Lauren Green, periodista de Fox News, Thomas Friis, vicepresidente del European Economic Fórum, o Theo Vanderloo, Country-Head de Bayer, por ejemplo.
El acto estuvo presentado por Pedro Zuazua, el director de Comunicación de la Fundación Niemeyer, participante en el evento, no en vano el director de la misma, Natalio Grueso, es íntimo amigo del cineasta, e imagino que habrá sido una parte importante para colaborar a involucrar a esta figura tan reconocida en el mundo, en este proyecto regional con intenciones de expansión internacional.
Alguien, en el lunch posterior, me dijo que Zuazua deja "ya" la Fundación Niemeyer para irse a trabajar a Madrid (seguiremos informando).
Junto a Allen y a Zuazua, acomodados en unas butacas y mesa baja, el presidente del Principado, a quien arropaba, en las primeras filas, la consejera de Turismo Mercedes Álvarez, el director de Cultura, José Luis Vega, la alcaldesa de Gijón, Paz F.Felgueroso, la de Avilés, Pilar Varela, el concejal de Cultura avilesino Román Antonio Álvarez y el director de La Voz de Asturias, Juan Carlos Cuesta, que llegó acompañado por el director de Informativos Ignacio Menéndez de la TPA (su sucesor en el cargo), entre otros.
En las sillas del salón, mezcla de gentes. Hosteleros y restauradores convocados por correo electrónico o por sms, como el estupendo Pedro Martino, Luis Alberto Martínez, la educadísima Laura Antón, hoteleros como Félix Álvarez (Las Caldas) directores de centros educativos como mi ex compañera de cole, Marta Álvarez (San Claudio) y otros propietarios de hoteles rurales adscritos a la SRT, y otras personas de procedencia variopinta, como el guitarrista Víctor Luque que, aunque retornado temporalmente de Berlín, volverá a Oviedo en octubre donde ofrecerá un recital de unas cuarenta versiones de canciones de los Beatles.
Allen, que ejerció de perfecto promotor del Principado de Asturias y del futuro Centro Niemeyer en un cronometrado espacio de tiempo, declaró que "No me imagino, con 74 años que tengo, cambiar Manhattan por Asturias, pero si alguna vez lo hiciera, éste sería mi paraíso".
Y así, como llegó, con su habitual aspecto algo desaliñado, rogando que los gráficos no le hicieran pasillo, ni para salir del salón, ni para entrar, se retiró a sus aposentos.
Mientras, el resto de los invitados disfrutamos de un aperitivo servido en el Patio de los Gatos y en la Capilla, donde el calor de la jornada se dejaba sentir con intensidad.
Al salir, en uno de los sofás que se sitúan en el hall del restaurante Florencia del propio hotel, Areces, relajado, departía con su consejera de Cultura y sus acompañantes.
Imagino a la espera de la estrella que hará que el Principado de Asturias brille en el firmamento turístico mundial como si fuera el país mágico del cuento de hadas al que se refirió, en aquella rueda de prensa que dió en el 2002 en el Auditorio, en una pregunta mía formulada vía traductora: "Asturias es como de cuento de hadas, tiene hasta un príncipe". ¿Lo recuerdan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario